Reseña: Tras la máscara

Escribir una novela de gran éxito es sin duda un gran paso hacia la fama y la prosperidad económica de cualquier escritor. No obstante, en ocasiones puede ser un caramelo envenenado, bien porque el resto de su obras se marchite bajo esa sombra formidable, bien porque al verse obligado a centrarse en un género, ya no pueda explorar otros. Tal fue el caso de Louisa May Alcott quien, tras el éxito arrollador de Mujercitas, se vio encasillada como novelista juvenil, un camino al que no pudo renunciar al ser el principal sustento económico de su familia. No obstante, antes y después de escribir esta novela, cultivó otras narraciones donde se sentía más cómoda escribiendo. "Historias de sangre y truenos" las llamaba. Eran narraciones más oscuras, con tintes misteriosos o fantásticos en algún caso, y que también le permitían reflejar sus ideas feministas. Pudo hacerlo porque esas historias fueron firmadas bajo el alias de A. M. Ballard,que no se asoció con la autora hasta los años setenta del siglo pasado.



Tras la máscara es una de esas obras. Para muchos, al mejor o una de las mejores. En ese aspecto, carezco de una base completa para establecer comparaciones, pero sí puedo afirmar que es una novela estupenda. Un domestic noir bien trabajado, critico de un modo sutil, irónico en más de un momento. Es una estupenda vuelta de tuerca a los estereotipos literarios de su época y respecto al papel pasivo que la mujer debía tener en la sociedad. Es una historia que sigue resultando fresca gracias a eso. 

Uno de los grandes aciertos de Alcott es que no oculta sus bazas. Aunque la historia maneja una estructura propia de la novela de intriga, el lector está familiarizado desde el inicio con la verdadera personalidad e intenciones de la protagonista, Jean Muir, aunque desconozcamos su identidad. Esta es una mujer harta de las patadas de la vida, de la pobreza, que se "enmascara" como inocente institutriz para conseguir un trabajo en casa de los Coventry y aprovechar la ocasión para lograr la prosperidad matrimonio mediante. La autora escapa de los tópicos habituales a la hora de retratarla, la dicotomía cándida inocente/mujer fatal no cabe en esta historia. Jean manipula, conspira, pero nunca nos es presentada como una criatura maligna e insensible, sino como una mujer endurecida por las circunstancias, que sobrevive con las herramientas que tiene a su alcance. Alguien que se gana nuestras simpatías y hasta admiración. De hecho, incluso al final, me cayó mejor que algunas de las víctimas de sus intrigas. 

La narración es ágil, sin caer en tiempos muertos, ni tampoco en la precipitación. La intriga está tejida con precisión, hilvanando bien las pistas, jugando con pequeños detalles, gestos, miradas... alcanzando un punto álgido durante el episodio de la función teatral entre aficionados. En el tramo final, cuando toca generar y mantener la tensión, Alcott atrapa al lector y lo hace partícipe de las angustias de los personajes. La historia nunca decae hasta cerrar con un buen final.
Dejando a un lado la trama, merece la pena destacar esta obra también por la calidad de su edición. Está cuidada en todos los aspectos, tapas, portada, una maquetación estupenda que incluye además las ilustraciones originales que acompañaban a la novela. La traducción está a la altura del envoltorio, se percibe bien trabajada, con notas al pie para aclarar referencias que pueden no ser captadas por el lector. Por ella no se pasean arañas de luces ni ningún otro falso amigo o traducción literal con ganas de pegarnos una bofetada. Y eso es una pieza fundamental para dejarse atrapar por una buena lectura. 

No me queda más que recomendaros por la lectura de esta novela y por otro, a la editorial que la publica. Con esta obra, dÉpoca ya me ha demostrado que es  una editorial de garantía.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Reseña: No mires ahora y otros relatos

Recomendaciones para leer autoras en octubre o cualquier otra fecha

Reseña: Amenaza en la Sombra