5 Monstruos Inovidables... para mal

Algunos monstruos se clavan en nuestras retinas para siempre y su recuerdo no se borra ni con litros de colirio. No lo hacen por su calidad, ni siquiera exactamente por su extravagancia, sino por su cutreza desvergonzada, que los responsables de la película exhiben sin pudor, en lugar de recurrir al socorrido método de sugerir, en vez de mostrar.
No entendáis esta lista como un top nada. No lo pretende. Es solo una entrada en la que hablo de un puñado de criaturas que nunca tendré la suerte de olvidar. Tampoco tiene por qué ser única. Quizá otro día regrese con más monstruos inolvidables.


The Giant Claw (The Giant Claw )

pavobuitre
¿No te había comido ya?

La ciencia ficción de serie B norteamericana, que vivió su momento de gloria en los años cincuenta, dio lugar a un puñado de joyas, paladas de cutradas entrañables y puñados de engendros soporíferos. También hubo películas que no tenían cabida en ningún grupo. No eran geniales, a veces por la falta de medios o pericia en los apartados técnicos, pero conservaban cierta calidad e incluso estaban protagonizadas por actores competentes.

The Giant Claw iba a ser un film relativamente ambicioso, pues se esperaba que Ray Harryhausen diseñase al monstruo. Desgraciadamente, este rechazaría el trabajo, dadas las similitudes de la historia con uno de sus proyectos personales. Nunca llegó a convertirlo en realidad y los espectadores de The Giant Claw tuvieron que conformarse con este pavo-buitre despeinado, que parece realizado con los restos de la colada. El bicho es exhibido sin pudor a lo largo del todo el metraje, donde tampoco se duda a la hora de repetir siempre los mismos fotogramas cuando el animalico ataca un avión. Una pena, porque el guion es muy apañado y los actores realizan una labor de lo más competente,
Podéis leer una reseña más completa de la película en este mismo blog: https://historiascueva.blogspot.com/2017/10/resena-giant-claw.html

El tiburón de papel de albal (The Lost Continent)

Lost Continent
Y por el póster parecía que podía molar...

The Lost Continent tiene el dudoso honor de ser una de las peores películas producidas por la Hammer. Innecesariamente larga, absurda, tediosa, incongruente y aficionada a tomarse demasiado en serio a sí misma, es una indigesta mezcolanza que toma influencias de Vacaciones en el Mar, Náufragos de Alfred Hitchcock y las películas de monstruos. Todo para ofrecernos un pastiche soporífero a lo largo de la mayor parte de su trama, un suplicio que conviene ver con el mando a distancia cerca, para pasar de largo el primer tramo de película y casi cualquier escena donde no salgan bichos. Entre pulpos o cangrejos de goma, a mí el ser que más me impresionó fue un simple tiburón que asedia a los personajes cuando están en un bote salvavidas. La razón: parecía hecho con papel de aluminio, tal vez un sobrante de envolver los bocatas
Por desgracia, no he podido localizar imágenes de la inolvidable criatura,

La serpiente de mar (Serpiente de Mar)

Serpiente
¡Hostia! Dejé el horno encendido.

Amando de Ossorio nunca fue un director que contase con grandes presupuestos ni con un pulso glorioso como narrador. Sin embargo, dentro de sus posibilidades, acostumbraba a sacar buen rendimiento a lo poco que tenía, y creaba amenazas memorables tirando de ingenio. Ahí están sus famosos templarios que, pese a lo mal que han envejecido las películas, siguen resultando imponentes. 

Serpiente de Mar no tiene esa virtud. Es una de esas películas en las que parece pesar tanto o más la desgana que la falta de presupuesto, con un bicho hierático y nada aterrador que nos muestran en primer plano con total desparpajo. También hacen pasar una habitación de hotel como parte de un hospital, sin molestarse en cambiar un poco el decorado. En fin, una película mala y sin gracia, solo apta para completistas.

La araña-sapo (Il boia scarlatto)

Sapo araña
¿Dame un besito?

Massimo Pupilo fue un director que solo dirigió tres películas a lo largo de su carrera. Las tres en 1965.  De todas ellas, Il Boia Scarlatto es la más disfrutable. Sus otras dos películas (Cinco tumbas para un médium y La venganza de Lady Morgan) son mediocres ejemplos de horror gótico italiano lastrado por la pedantería, en los que desaprovecha a estupendos intérpretes. Aquí, al menos, la incapacidad del director, el sinsentido del guion y los excesos narrativos contribuyen a generar un ambiente de delirio acorde con el homenaje al pulp que nos ofrece la película. Uno de sus elementos más inolvidables de la misma es una araña grandota, que parece un cruce entre artrópodo y sapo, a la que el director, lejos de ocultar, muestra en unos primeros planos que desvelan incluso los dos hilos de los que esta cuelga.

Robot Monster (Robot Moster) 


gorilazo
Disculpe. ¿Tiene un segundo para hablar de Nuestro Salvador Lord Kong?

Pongamos a un tipo vestido de simio, pero con un traje comprado en un mercadillo. Añadámosle un escafandra. Pongámosle a esta un par de largas antenas, para que quede más "marciano". Voilà. Ya tenemos un malvado alienígena molón y baratito. Eso debieron pensar los responsables de la película. Solo fue cierta la segunda de las premisas. El monstruo destila cutreza por todos los poros y resulta tan insípido como la soporífera cinta que protagoniza. Robot Monster goza de carácter mítico dentro de la serie Z y el cine cutre, pero que carece de toda gracia. Le falta locura, desparpajo y delirio para ser un "placer culpable" o una locura idónea para ver con los colegas, mientras os tomaís unas birras.  Solo apto para completistas.




 



Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Relato erótico " A cuatro manos"

Relato: Baile de máscaras

Micorrelato: Inspiraciones Esquivas