Vernon Lee, breve biografía

Retomamos la exploración de la vida y obra de Vernon Lee, dentro de mi colaboración con el proyecto Adopta una Autora. Hoy os traigo una breve biografía que os permitirá conocer un poco mejor a la persona detrás de los escritos y comprender alguna de las constantes de su obra.

Violet Paget nació en 1856 en Boulogne Sur Mer, en el seno de una familia de expatriados ingleses, y murió en Florencia, donde residió la mayor parte de su vida, en 1935. Se crío en un ambiente culto y, según cuentan algunas fuentes, su madre era bastante antirreligiosa. ¿Influyó esto en el retrato mordaz de la religión católica que hace Lee en muchos de sus escritos? Seguramente. También se fraguó en su infancia su amor por la música, que estaría presente tanto en su obra como ensayista como en sus trabajos de ficción. 

En 1878 decide iniciar una carrera como escritora. En esos tiempos aún no se había acuñado el término «campo de nabos», pero Violet tuvo claro que, si quería ganarse el respeto, necesitaba un seudónimo masculino, sobre todo porque no deseaba escribir ficción, sino ensayo. En 1880, con tan solo veinticuatro años, publica Studies of the Eighteenth Century in Italy. En él analizaba diversas manifestaciones artísticas de la época (entre ellas la música), y ayudó a que muchos estudiosos ingleses descubriesen a artistas hasta entonces ignotos en su país. Firmaría la obra como «Vernon Lee», nombre que la identificaría a partir de entonces en lo profesional y lo personal. 

Sin salirnos del arte, en 1884 y 1885 publicó estudios relacionados con el arte renacentista, materia en la que estaba considerada una experta. También escribió un buen número de libros relacionados con los viajes, en los que resalta la importancia de captar el «espíritu» del lugar visitado. Esto se percibe también en su obra de ficción, pues uno de los puntos fuertes de Lee es su capacidad para sumergir al lector dentro del escenario. También publicó estudios sobre su gran pasión, la música, y sobre estética en el mundo del arte. Dentro de este campo sería pionera (en colaboración con su amante, la pintora Clementina Kit Anstruther-Thomson) en introducir el concepto de «empatía», desarrollado por estudiosos alemanes, dentro de los ensayos en lengua inglesa. Una de las teorías que Lee defendía era que empatizamos con una obra de arte cuando esta despierta en nosotros recuerdos y sensaciones. En ocasiones, esa "conexión" con una obra artística produce reacciones físicas (como cambios en la postura corporal o en el ritmo de la respiración) de quien la disfruta.

En 1884 publicó la novela Mrs Brown, una sátira mordaz sobre algunas de las corrientes estéticas inglesas, en la que cargaba especialmente contra los pintores prerrafaelistas. Escribió también una obra de teatro, Ariadne in Mantua, en 1903 y en 1920 publicó Satan the Waster, obra marcada por el ardiente pacifismo que había desarrollado durante la Primera Guerra Mundial. Con ella se ganó nuevos admiradores, pero también detractores. Estos, pertenecientes en muchos casos a generaciones más jóvenes de intelectuales, ayudarían a invisibilizar la figura de Lee tras la muerte de esta.

Retrato realizado en torno a 1870

Las obras por las que hoy resulta más conocida, sus relatos sobrenaturales, siempre fueron para ella algo menor dentro de su producción. Parecía verlos como una herramienta con la que explorar leyendas que iba recabando en sus viajes, además de jugar con sus obsesiones y teorías artísticas. No obstante, eso jamás la hizo descuidar la calidad de sus escritos. Sirva como ejemplo el hecho de que, descontenta con el resultado de La historia de Whinthrop, un relato excelente que muchos escritores estarían orgullosos de haber firmado, escribió una nueva historia jugando con mimbres similares. El resultado fue el soberbio La voz maligna.

Aunque alguno de los relatos y novelas cortas llegó a ser publicado individualmente, la producción fantástica de Lee se centró en cuatro antologías: Hauntings. Fantastic Stories (1890), Vanitas: Polite Stories (1892), Pope Jacynth And Other Fantastic Tales (1904, For Maurice. Five Unlikely Stories (1927). De ellas y las historias que contienen hablaré en próximas entradas.

Durante los últimos años de su vida, Lee desarrolló una profunda sordera que le impidió disfrutar de sus grandes amores: las charlas inteligentes y la música. Eso la hizo aislarse incluso de los amigos más íntimos. A su muerte, donó toda su biblioteca, compuesta de más de 400 volúmenes, al Instituto Británico de Florencia.

Otros detalles de interés: 
  • Lee gozó del prestigio y el reconocimiento en vida, tanto en calidad de escritora de ficción como en calidad de ensayista. Tras su muerte caería en el olvido. Empezaría a ser redescubierta en los años 90, gracias, según algunas fuentes, a la reivindicación de grupos feministas.
  • A su modo continúa siendo una autora «invisibilizada». Sus trabajos como ensayista, y la importante de estos, siguen resultando desconocidos por la mayor parte de lectores. No obstante, muchos están disponibles en archivos digitales como Proyecto Gutemberg, y la Vernon Lee International Society intenta recuperar y dar a conocer parte de esa producción menos conocida.
  • Entre ensayos y obras de ficción, publicó 30 libros a lo largo de su vida.
  • Viajó esporádicamente a Inglaterra, en algunas ocasiones para dar lecciones magistrales en cursos de verano de Cambridge. Su estancia más larga fue durante la Primera Guerra Mundial y el periodo de postguerra. Fue en esta época cuando se convirtió en pacifista convencida y se unió a la Unión de Control Democrático.
  • Aunque fue una gran viajera, en España solo estuvo una vez. Fue durante un periodo amargo de su vida y no llegó a captar el espíritu del lugar como sí hizo con otros. Eso explicaría porque  La virgen de los siete puñales, relato ambientado en Granada, carece de esa magia que tienen otros relatos de la autora a la hora de reflejar el escenario, al tiempo que no está libre de "tipismos". 
  • Escogió el apellido Lee como homenaje a su hermanastro Eugene Lee-Hamilton, hijo de un matrimonio anterior de su madre, enfermizo y poeta hermético que combinaba en su obra lo sombrío y lo grotesco.
  • En lo personal, de Lee acostumbraba a vestir  à la garçonne, era feminista y defendía la igualdad intelectual entre el hombre y la mujer. También era lesbiana y tuvo relaciones duraderas con Mary Robinson y Kit Anstruther-Thomson.
  • Henry James dijo de ella. "Posee una de las inteligencias más poderosas que conozco, casi se merecería ser francesa, y consigue que uno se sienta un poco menos avergonzado de la estúpida raza inglesa". (*Cita extraída del prólogo a El príncipe Alberico y la dama Serpiente. Editado por Valdemar).

Y hasta aquí llega la entrada de hoy. Solo me queda recomendar que os paséis por la web de Adopta una Autora. También os aconsejo visitar el blog The Sibyl.

Fuentes:
  • Prólogo a El príncipe Alberico y la dama Serpiente. Editado por Valdemar.
  • Entrada en la edición on-line de la Enciclopedia Británica.
  • Vernon Lee, o la vida como una jardinería. Jorge Ordaz. Publicado en julio de 2008 en la revista Clarín.
  • Blog The Sibyl – A Journal of Vernon Lee Studies.
  • Web del Instituto Británico en Florencia
  • Para las imágenes Wikimedia Commons. 







Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Relato erótico " A cuatro manos"

Micorrelato: Inspiraciones Esquivas

Reseña Cine: Dr. Jekyll y su Hermana Hyde ( Dr. Jekyll and Sister Hyde)

Las estrellas son Legion